Gestión y difusión

El Museo de Bellas Artes desarrolla anualmente una programación educativa dirigida a muy variados públicos. Las exposiciones son la fuente principal de los contenidos de las actividades, cuyos objetivos, si bien varían de acuerdo al perfil de los públicos, apuntan a dos grades direcciones: educar por y para el arte.

Por el arte constituye la base conceptual de aquellos programas que pretenden servirse del contacto con las diferentes disciplinas artísticas para estimular en los individuos sus capacidades de percepción sensorial e intelectuales.

Para el arte es el propósito de los talleres de fotografía, grabado y dibujo que se extienden durante todo el año. La idea es formar a los participantes; es el caso de la fotografía, en el conocimiento de la cámara y los principios de la toma de la imagen y el revelado; el taller de grabado propone procesos de investigación a partir de las posibilidades de multiplicar una imagen con la ayuda de diferentes técnicas gráficas; el taller de dibujo ofrece la ocasión de estudiar la figura humana a partir del modelo en vivo para ejercitar en los participantes la comprensión de las formas y sus proporciones, el aprecio de los efectos de la luz y las sombras, así como las diferentes texturas que se obtienen de las herramientas de trabajo: secos como lápiz, el pastel o el carboncillo, y húmedos como la acuarela y el acrílico.